¿Qué pasa con nuestra ficción?