Del vestíbulo a la gran pantalla